Estudio de la Plataforma: el agro está anclado en el siglo XIX

Facebook
WhatsApp
Telegram
Plataformaenergetica.org

Tres millones no tienen acceso a la electricidad y la mitad de las familias rurales que sí cuentan con este servicio tiene un consumo inferior a 32 kWh/mes, que apenas sirve para encender la radio y unos cuantos focos.

A pesar de los esfuerzos realizados en electrificación rural, mediante la instalación de redes eléctricas, aún tres millones de bolivianos no tienen acceso a electricidad y casi cuatro millones usan leña como fuente principal de energía. El agro boliviano sigue anclado en el siglo XIX, asegura un estudio de la Plataforma Energética, elaborado por el especialista Miguel Fernández.

La investigación “Role impacto socioeconómico de las Energías Renovables en el área rural de Bolivia” revela que la realidad de la Bolivia rural, donde vive casi el 40% de la población del país, está signada por bajísimos índices de desarrollo y una población dispersa, inconexa, aislada y marginada del mercado energético nacional.

En el área rural el abastecimiento de hidrocarburos es muy escaso. La principal fuente energética en estas áreas dispersas y alejadas es la biomasa (especialmente leña), que en promedio cubre el 80% de la demanda total rural de energía (hay algunas zonas donde este recurso cubre hasta el 97% de esta demanda, situación que no ha cambiado en los últimos años).

En cambio, el uso del Gas Licuado de Petróleo (GLP), ampliamente extendido a nivel urbano, sólo está presente en los centros rurales más importantes. En el resto del territorio nacional sencillamente no existe disponibilidad de este combustible, destaca el informe de la Plataforma.
Para el año 2007 se estimaba que la cobertura de electricidad en el área rural era de 39%, mientras que en las ciudades alcanzaba entre 80 al 90% de la población.

El estudio detecta que los consumos en electrificación rural alcanzan en promedio apenas a 25 kilovatios por mes (kWh/mes) por familia. La mitad de las familias rurales, que cuentan con electricidad, tiene un consumo inferior a 32 kWh/mes por familia, una cantidad de energía que solamente permite un uso limitado de la iluminación y la radio, así como de algunas horas de televisión.

“Se puede afirmar que una gran parte del sector rural está prácticamente marginado de los sistemas convencionales de energía. Mientras la población urbana de Bolivia vive ya en el siglo XXI, la población rural, dispersa y aislada, aún vive una realidad del siglo XIX. Dos siglos es la diferencia entre el campo y la ciudad”, dice el estudio elaborado por Fernández

MENOS ENERGÍA, MÁS POBREZA

La investigación también destaca que en el ámbito rural existe una estrecha relación entre pobreza y falta de acceso a la electricidad, se podría decir que son casi sinónimos.

Así, en base al criterio de medición de la pobreza basado en las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), se observa que el número de hogares rurales en condiciones de pobreza extrema en Bolivia es muy próximo al número de hogares en el área rural que no cuentan con energía eléctrica, lo que implica que el 90,17% de hogares sin energía eléctrica del área rural corresponden a hogares en situación de pobreza extrema (indigencia y marginalidad).

La extrema dispersión de la población también incide en su acceso a la electricidad. El estudio identifica que cerca de 600.000 familias, que viven en comunidades que en promedio tienen menos de 120 familias, constituyen el 80% del total de la población rural. En este segmento la cobertura eléctrica es del 17,2% y el uso de biomasa alcanza el 81%.

Si se desciende un nivel más en el análisis, se puede ver que aproximadamente 560.000 familias rurales viven en comunidades con menos de 60 familias como promedio, de las cuales sólo un 12,7% tiene acceso a la electricidad y un 84,1% usa biomasa. Este grupo representa el 72% de la población rural.

Se puede observar, agrega el estudio, que la presencia de grupos poblacionales sin acceso a la electricidad se encuentra, con una relativa densidad, sobre la franja del territorio occidental que ocupa la Cordillera de Los Andes.

Facebook
WhatsApp
Telegram

Te puede interesar