El GLP boliviano no alcanza al cinturón fronterizo con Brasil

Facebook
WhatsApp
Telegram
El diario cruceño El Deber hizo un recorrido durante tres días el cinturón fronterizo con Brasil y constató que la mayor parte de la población aún cocina a leña; otros se proveen del GLP de 13 kilos del vecino país a un costo de Bs 180 y cuando llegan las garrafas bolivianas oscilan entre Bs 32 y 70.

Hilton Heredia G. – Mientras el Gobierno y la estatal petrolera YPFB aseguran que en Bolivia hay total abastecimiento de gas licuado de petróleo (GLP) y carburantes, más de 14.000 habitantes de la provincia Ángel Sandóval, específicamente de las localidades San Vicente, Ascensión de la Frontera y San Matías gritan a los cuatro puntos cardinales priorizar la provisión del energético al mercado nacional antes que exportar.

EL DEBER recorrió durante tres días el cinturón fronterizo con Brasil y constató que la mayor parte de la población aún cocina a leña; otros se proveen del GLP de 13 kilos del vecino país a un costo de Bs 180 y cuando llegan las garrafas bolivianas oscilan entre Bs 32 y 70.

Toda esta situación se vive en un país que se da el lujo de exportar GLP a Paraguay; sin embargo, no se puede cubrir las apremiantes necesidades de estos pueblos sumidos en la pobreza.

La bonanza gasífera no llega a estas localidades. Lo difícil comienza a 80 kilómetros de San Ignacio de Velasco, en la localidad Santa Rosa, donde cada garrafa cuesta Bs 32. En el área está el surtidor El Chiquitano en el que el miércoles no había gasolina ni diésel.

Una vez en San Ignacio, la estación Guajojó tampoco tenía combustibles. En esta capital hay GLP. El infierno comienza en el retén San Vicente (Km 534). Martha Ruiz y Blanca Elena Suárez reflejan el drama.

“Es un lujo tener una garrafa. Preferimos la leña antes que gastar 45 bolivianos. Estamos acostumbrados a cocinar así, pero las autoridades deberían vendernos gas igual que en Santa Cruz u otras regiones. No hay equidad”, dijo Ruiz, mientras bate el locro de gallina criolla en su olla de barro).

Unos kilómetros más allá en la zona Montecarlo, 16 familias no conocen de garrafas; en Espíritu una decena de familias arremete contra el Gobierno, el Ministerio de Hidrocarburos y YPFB por no llegar a esos rincones del territorio nacional. A lo largo de esta ruta también se comercializa el litro de gasolina y diésel en Bs 8 y 10.

A 670 kilómetros de Santa Cruz está Ascensión de la Frontera. Una garrafa vale Bs 70 cuando se la encuentra. Similar situación ocurre en Las Petas a 80 kilómetros antes de llegar a San Matías. En ambos lugares se encuentra gasolina y diésel pero a un costo de Bs 12. Los denominados “picos blancos” hacen negocio redondo.

San Matías

Con más de 10.000 habitantes, el alcalde Carlos Velarde afirma que el cupo de GLP de YPFB a esa región es insuficiente. Apenas se destina entre 1.500 y 2.000 garrafas por mes.

El precio de la garrafa está entre Bs 40 y 45. “Hemos hecho el pedido a YPFB para que aumente el cupo a 2.000 garrafas. En Las Petas y Ascensión de la Frontera también hay líos, aunque las personas mantienen el uso de garrafa brasileña pero esta cuesta Bs 180. Es una situación crítica y preocupante”, sintetiza Velarde.

Lo extraño de todo es que la venta de GLP de Brasil es libre. Pesa 13 kilos y no falta en San Matías. Las garrafas provienen de la localidad de Cáceres.

El propio gerente propietario de la distribuidora Alonzo, Lucio Alonzo, admite que no es posible atender la alta demanda de la provincia. Pide a YPFB y a la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) licitar o instalar otra distribuidora para que cubrir la demanda. Se envió un cuestionario a YPFB pero no se obtuvo respuesta.

Producción en Bolivia

La producción de GLP en Bolivia aumentó a inicios de agosto de 1.000 toneladas métricas día (TMD) a 1.361 TMD, 36% más por el inicio de operaciones de la Planta de Río Grande, que en principio abastecerá al mercado interno. El presidente Evo Morales autorizó la salida de GLP del complejo para abastecer la demanda interna y luego exportar los excedentes a Paraguay, la que se prevé ejecutar la segunda quincena de agosto

Observan injusticia social en el país

El expresidente de la Federación de Juntas Vecinales de El Alto (Fejuve) Abel Mamani recordó que los resultados oficiales del Censo de Población y Vivienda 2012 determinaron que el 62% de los hogares bolivianos utiliza las garrafas de gas licuado de petróleo (GLP) en sus cocinas para preparar sus alimentos y que solo 283.651 usan gas domiciliario, lo que representa el 10,26% de las unidades habitacionales censadas, manifestó el ex dirigente vecinal.

Además, señaló que 736.485 viviendas en todo el país cocinan sus alimentos a leña o emplean otros mecanismos primitivos, como la bosta de rumiantes y querosén, situación que calificó de injusticia social, pues a pesar de la bonanza económica aún el 21% de los 10 millones de bolivianos no tienen acceso al agua y peor a la provisión de gas en sus hogares.

“De 2.763.611 viviendas censadas en los nueve departamentos del territorio nacional, 1.725.180 indicaron que usaban el GLP para cocinar sus alimentos. En otras 675.419 usan leña, mientras que en 57.625 usan guano o bosta y en 3.441 querosén como combustible, esto es preocupante”, indicó.

Entrevista

Andrés Lamas – Responsable Regional De La Anh Santa Cruz –
“Vamos a instalar otra distribuidora”
Hemos recorrido el cinturón fronterizo con Brasil y constatamos que el GLP boliviano no alcanza para las poblaciones, además que la mayoría se provee de GLP de Brasil que cuesta Bs 180

¿Qué se hará para dar solución a este potencial problema?
La distribuidora de San Ignacio de Velasco tiene una categoría, mientras que la de San Matías es cantonal dependiente de YPFB. Entonces, ellos son los encargados de abastecer la zona. Tenemos un proyecto para instalar una nueva distribuidora que triplicará los volúmenes en dos semanas más.

¿Aumentarán el cupo?
Por supuesto. Si hoy en día se entrega 15.000 garrafas mensualmente, con la nueva subirá hasta 45.000 garrafas. Todo esto es para San Ignacio y sus poblaciones aledañas que van hasta Santa Rosa de la Roca.

¿Y el caso de San Matías, que es más complicado?
San Matías depende directamente de Yacimientos. La planta que les provee es San José de Chiquitos. Hay que aclarar que la distribuidora de esta localidad es un emprendimiento privado, no se lo hace bajo licitación. Tanto YPFB como la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) no cuentan con alguna distribuidora en esa área. Si hay algún interesado en instalar alguna distribuidora en San Matías puede hacerlo, nosotros les explicamos el reglamento y la normativa.

La ANH siempre ha sido el impulsor de estos emprendimiento. Reitero, si hay interesados en buena hora, nosotros vamos a darles todas las herramientas necesarias para que abran el negocio y de esta manera colaboren a la provisión de gas

Punto de vista

YPFB no tiene la suficiente logística
Álvaro Ríos – Analista Energético

La producción de GLP de plantas y de refinerías, sin contar Río Grande, es de 950 a 980 toneladas por día y la demanda en los meses de verano es de 1.000. En invierno se acerca a 1.200 toneladas. De acá la necesidad de importar GLP para mantener abastecido el mercado. Con la planta de Río Grande que tendrá capacidad de producción de cerca a 300 toneladas, el autoabastecimiento debería estar resuelto y deberíamos estar exportando los excedentes de GLP.

En primer lugar, la planta de Río Grande aún no está estable ni en producción continua y esos hace que aún se tenga que importar, a pesar de los innumerables anuncios mediáticos y propagandísticos de YPFB y del Gobierno desde hace 10 meses.

El problema de desabastecimiento no radica en contar con autoproducción de GLP, porque el mismo puede ser importado tal cual lo hacen Paraguay y Chile, donde no hay desabastecimiento.

El problema estructural radica en la ineficiente gestión y logística que maneja la estatal YPFB. Yacimientos se ha hecho cargo de casi toda la cadena de abastecimiento de GLP desplazando poco a poco a los privados.

YPFB no tiene almacenamiento suficiente ni la infraestructura para cubrir el mercado eficientemente, peor en las fronteras y lugares alejados donde los votos futuros no son importantes.

La prioridad política es abastecer las principales ciudades. Más aún, los márgenes económicos que remunera YPFB en la cadena no hacen que los distribuidores y mayoristas privados puedan seguir operando y así YPFB se ha ido quedando con esta responsabilidad y su tarea no es nada eficiente y es política

Así opinan los pobladores y autoridades

Cuesta el triple
“El GLP boliviano no llega. El camión repartidor de gas no se para y algunos comerciantes cuando traen de San Ignacio lo venden al triple. La gasolina y el diésel cuestan 10 bolivianos”.
Alicio Lázaro
Cacique de San Vicente

Cocinar a leña
“Tenemos que pagar hasta 60 bolivianos. Es preferible cocinar a leña. Es mejor comprar madera de los aserraderos. YPFB y el Gobierno no hacen nada. Nadie se acuerda de nosotros”.
Armando Pinto Vargas
Vecino

Empezar con Puerto Bush
“Todos los días vendo comida a los pasajeros de las flotas. No compro GLP porque cuesta 60 y 80 bolivianos. Así no tendría ganancia. Para adquirir una garrafa hay que ir a San Ignacio”.
Adelia Arroyo
Vecina

Compramos gas caro
“Esto es una vergüenza. Las autoridades se llenan la boca diciendo que somos un país rico en gas pero aquí no hay nada. Cada vez somos más pobres porque compramos gas caro”.
Deisy Suárez López
Administradora de hotel

Garrrafas brasileñas
“Es un problema grave. El precio de una garrafa brasilera es de Bs 180. Todas las familias tienen una garrafa porque el gas boliviano siempre falla, ello pese al aumento de cupos”.
Carlos Velarde
Alcalde de San Matías

Nueva distribuidora
“Nos han incrementado de 1.500 garrafas a 2.000 pero a veces no nos aumentan. El último mes ha fallado el gas. Debería ampliarse una distribuidora más y que se vendan 4.000 garrafas”.
Lucio Alonzo R.
Gerente distribuidora Alonzo

Los volúmenes en el país y la exportación

Producción actual
YPFB informó que la demanda nacional de GLP establecida para julio fue de 1.178 TMD, debido a que este es el mes en el que se registran las temperaturas más bajas del año. La producción en Bolivia era de 1.000 TMD, pero con la puesta en marcha de la Planta de Río Grande el volumen subió a 1.361 TMD.

Exportación a Paraguay
Al mercado paraguayo debe enviarse 5.500 toneladas métricas de GLP mensuales hasta fin de año, según un contrato de YPFB y la firma Trafigura, encargada de la distribución en ese país. Esta será la primera exportación de GLP de YPFB, pues a fines de 2012 se hizo una venta temporal, también a Paraguay.

Importaciones
Al primer semestre de este año, el Gobierno importó 3.815 toneladas métricas (TM) de GLP por un valor de $us 3,07 millones, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), difundidos el 1 de agosto en su página web. De acuerdo con los registros, en mayo se tuvo una mayor importación.

Facebook
WhatsApp
Telegram

Te puede interesar