Obtiene la petista 42% de votos por 34% del socialdemócrata; Marina Silva, al tercer sitio: No le alcanza a Rousseff; será con Neves la segunda ronda en Brasil

Facebook
WhatsApp
Telegram
Romario, campeón de la Copa del Mundo con Brasil en 1994 y diputado federal desde 2011, conquistó el único escaño del Senado para Río con cuatro millones de votos, cuando se habían escrutado 88 por ciento de los votos, indicó el sitio G1 de Globo.

La Jornada

La presidenta de Brasil, la izquierdista Dilma Rousseff, quedó primera en las elecciones celebradas este domingo, pero no logró suficientes votos para evitar una segunda vuelta contra el socialdemócrata Aécio Neves, quien protagonizó un sorpresivo repunte de última hora en las preferencias, en los comicios más impredecibles desde el retorno de la democracia, en 1985.

Rousseff obtuvo 42 por ciento de los votos, seguida de Neves, quien obtuvo 34 por ciento, para dar paso a un segunda vuelta el próximo día 26, informó el Tribunal Superior Electoral. La aspirante del Partido Socialista Brasileño cosechó apenas 21.17 por ciento de los sufragios.

Después de la campaña más agitada en Brasil en décadas, en la que el candidato socialista Eduardo Campos murió en un accidente de avión y su remplazo, la ambientalista y evangelista Marina Silva, subió como la espuma en los sondeos, sólo para quedarse al final en el camino, el resultado fue el que se esperaba hace un año: un duelo entre dos partidos rivales que han gobernado el país en las dos últimas décadas: el Partido de los Trabajadores (PT) y el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

En la segunda ronda del 26 de octubre, Rousseff ganaría a Neves por 48 por ciento contra 42, vaticina una encuesta de Datafolha, o por 45 por ciento contra 37 por ciento, según Ibope. Pero Silva, que esta noche no había definido cuál será su postura en la segunda vuelta, puede pedir a sus electores apoyar a Neves y, en ese caso, el desenlace sería imprevisible. Así, la continuación de 12 años en el poder del PT, ocho con Lula y cuatro más con Rousseff, aún no está asegurada.

Tras conocer el resultado oficial, Rousseff afirmó: “la lucha continúa y será victoriosa”. En conferencia de prensa y ante sus seguidores, aseveró que el pueblo brasileño acaba de decir que va a repetir el triunfo el 26, pues no quiere regresar a “los fantasmas del pasado”, de quienes gobernaron antes y quebraron al país, la séptima economía del mundo.

“Una vez más el pueblo brasileño me honró con su confianza al darme la victoria de la disputa en este primer turno”, agregó la gobernante, quien participó en la lucha armada contra la dictadura que gobernó Brasil por 21 años. Agradeció también el apoyo de la “militancia guerrera” de su partido.

En especial citó al “líder, compañero, amigo” Luiz Inacio Lula da Silva, el popular ex presidente que apadrinó su conquista electoral en 2010 y que también hizo este año una incansable campaña en su favor. “Sin el presidente Lula no habría llegado adonde llegué, no habría conseguido realizar el sueño de ayudar a hacer un Brasil mejor”, afirmó sonriente la mandataria de 66 años.

Rousseff dijo que tiene un compromiso con el cambio que muchos brasileños ansían. “El pueblo brasileño ansía más avances y dice que ve, en el proyecto que yo represento, la más legítima y confiable fuerza de cambio. Es una responsabilidad que nosotros, que defendemos ese proyecto, tenemos que asumir ante la historia”, afirmó.

Los brasileños, que en 2013 salieron a la calle a protestar por mejores servicios públicos y contra la corrupción política, quieren cambios, indican las encuestas. Y ese ha sido el mensaje que ha asumido la oposición. En ese sentido, la mandataria ofreció ahondar en sus proyectos de inclusión social, de combatir la corrupción, impulsar una reforma política y fomentar el desarrollo en ciencia y tecnología.

En sus 12 años en el poder el PT, con Rousseff y su antecesor Lula, logró que 40 millones de pobres ingresaran a la clase media. Pero millones de brasileños también reclaman un cambio tras cuatro años de magro crecimiento –el mercado espera un PIB apenas de 0.3 por ciento este año–, elevada inflación de 6.5 por ciento y escándalos de corrupción vinculados al partido.

Por ello, Rousseff insistió en que, de ganar, en su nuevo mandato habrá cambios, desde una política para las escuelas primarias hasta combatir las “colas” en la seguridad social. Por último, arremetió contra sus adversarios de la socialdemocracia que habiendo tenido la oportunidad de optar por la inclusión social, prohibieron incluso las escuelas técnicas y se arrodillaron ante el Fondo Monetario Internacional.

Neves, de 54 años, del poderoso PSDB del ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), al obtener el segundo lugar en esta primera vuelta se declaró de entrada “ganador”, al señalar que el PT no logró la votación que se había propuesto, e invitó a todos los sectores a sumarse a su proyecto para emprender desde ahora misma una intensa campaña rumbo a la segunda ronda.

Tras criticar la política del gobierno de Rousseff “de bajo crecimiento y corrupción”, recordó su herencia de transición democrática de su abuelo Tancredo Neves (quien iba a convertirse en presidente en 1985, cuando Brasil salía de una dictadura, pero murió de una infección antes de jurar el cargo), su paso por la gubernatura de Minas Gerais. Hizo énfasis en su proyecto de cambio, rindió homenaje al fallecido Eduardo Campos y dijo que se propone hablar con Marina Silva, quien sustituyó a Campos, para que se una a su proyecto.

“Es hora de unir nuestras fuerzas. Mi candidatura no es más la de un partido político, o de un conjunto de alianzas. Es un sentimiento más puro, de todos los brasileños que aún tienen la capacidad de indignarse”, afirmó el candidato del PSDB en un discurso dirigido a sus simpatizantes. “Todos aquellos que quieran contribuir a este proyecto son bienvenidos”.

En tanto, la ambientalista Marina Silva explicó que al tomar el relevo de su fallecido compañero Campos abogaba también por un proyecto de cambio, pero encaminado a profundizar las políticas de inclusión social y de que la economía tuviera mejores resultados. Sin embargo, dejó en suspenso si dará su apoyo a Aécio Neves, e insistió en que los brasileño quieren un cambio.

“Tenemos una alianza con varios partidos y tomaremos una decisión conjunta, manteniendo aquello que nos une: nuestro programa”, asentó.

Además de presidente, los 142 millones 800 mil brasileños convocados a las urnas debían escoger este domingo a la totalidad de la Cámara de Diputados (513) y a un tercio del Senado (27), así como a 27 gobernadores y mil 59 diputados estatales.

Un total de mil 209 personas fueron detenidas por irregularidades, principalmente por hacer propaganda electoral, pero también por compra de votos, informó la justicia electoral, que elogió la “tranquilidad” de los comicios, los cuartos más numerosos del mundo, detrás de India, Estados Unidos e Indonesia.

Las elecciones son consideradas las más computarizadas del mundo, gracias a su sistema de urnas electrónicas made in Brazil. No obstante, este sistema de voto electrónico tuvo algunas fallas y provocó demoras en los tiempos para sufragar. El principal problema fue el sistema de biometría, por el cual el elector es identificado por sus huellas dactilares.

Marina Silva llegó tercera con 21.29 por ciento de los votos por el PSB. Entró en la contienda en medio de la campaña en lugar de Eduardo Campos (fallecido en un accidente aéreo en agosto pasado), de quien era compañera de fórmula.

El ex astro del futbol brasileño Romario fue elegido este domingo senador por el estado de Río de Janeiro con más de 60 por ciento de los votos por el PSB, según resultados parciales.

Romario, campeón de la Copa del Mundo con Brasil en 1994 y diputado federal desde 2011, conquistó el único escaño del Senado para Río con cuatro millones de votos, cuando se habían escrutado 88 por ciento de los votos, indicó el sitio G1 de Globo.

Cuando se presentó a diputado federal en 2010, el ex jugador del FC Barcelona, considerado por la FIFA uno de los cinco mejores futbolistas de la historia, fue elegido con 146 mil 859 votos

Facebook
WhatsApp
Telegram

Te puede interesar